¿Qué es el WPO y cómo ayuda a optimizar tu web? 2

Para que una página web incremente su visibilidad en internet es necesario conseguir un buen posicionamiento en Google y otros motores de búsqueda. Apareciendo en las primeras posiciones de las páginas de resultados o SERP se conseguirá un mayor tráfico web.

La experiencia de usuario se ha convertido en uno de los principales factores de posicionamiento, por lo que optimizar una página web poniendo siempre el foco en el usuario es la mejor solución para que Google favorezca su posicionamiento, sobre todo en móviles, que es la versión de la web que Google utiliza para posicionar.

La optimización del rendimiento web o WPO es fundamental a la hora de crear o gestionar un sitio web. Conseguir que la web cargue en el menor tiempo ofrece al usuario una gran experiencia, pudiendo acceder al contenido de forma inmediata y disfrutando de una navegación fluida y satisfactoria en cualquier dispositivo.

Qué es WPO

La optimización del rendimiento de una página web o WPO (Web Performance Optimization) consiste en aplicar una serie de técnicas y ajustes a un sitio web para que cargue de forma rápida.

Si una página web o tienda online tarda más de 3,5 segundos en mostrar su contenido, la tasa de rebote se dispara, es decir, el número de usuarios que abandona la web en busca de otra alternativa más rápida aumenta de forma exponencial.

Con la optimización de velocidad web (WPO) se consigue mejorar en diversos aspectos del sitio para conseguir que el tiempo de carga sea el mínimo posible, ofreciendo así una buena experiencia al usuario. Recordemos que Google valora la buena experiencia del usuario, sobre todo en móviles.

Para conseguir el mejor rendimiento de una web la mejor alternativa es contar con servicios profesionales como Thinkfocus que te ayudarán a acelerar la velocidad de tu web y mejorar muchos otros aspectos para sacar el máximo rendimiento de tu página web.

Primeros pasos para optimizar el rendimiento de tu sitio web

A continuación, veremos cinco aspectos diferentes y de los que más peso tienen, que pueden mejorarse en un sitio web para optimizar su rendimiento.

1. Elección del hosting

La elección del proveedor de servicio de alojamiento web es un factor clave para acelerar la velocidad de carga de un sitio y conseguir un buen rendimiento. A la hora de seleccionar un hosting para un proyecto web es necesario tener en cuenta diversos factores que afectan directamente al rendimiento: uso de unidades de estado sólido de almacenamiento (SSD), sistema de caché propio, ubicación física del proveedor y su cercanía al público que visita la web, capacidad de proceso o CPU disponible y memoria RAM, la limitación de transferencia de datos o el tipo de hosting (compartido, virtual o dedicado o cloud).

2. Optimización de imágenes

Las imágenes de una página web son quizás el elemento que más influye en su rendimiento y velocidad de carga, sobre todo en e-commerce donde el volumen de imágenes es bastante grande.

Aplicar diversas técnicas para optimizar las imágenes de una web es la mejor solución para reducir el tiempo de carga. Entre las acciones que se pueden realizar en las imágenes de un sitio web tenemos:

  • Redimensionar las imágenes para reducir su resolución, y por lo tanto su peso.
  • Utilizar formatos comprimidos como WebP en lugar de jpeg o png, para reducir el tamaño de las imágenes y por tanto, disminuir el tiempo necesario para cargarlas.
  • Utilizar carga diferida, para acelerar la velocidad de carga de la web y solo mostrar las imágenes cuando el usuario llegue a ellas.

3. Gestión correcta de plugins

Los plugins o complementos son elementos muy útiles que permiten dotar a un sitio web de multitud de funcionalidades y mejoras. Abusar en el uso de plugins da lugar a un gran consumo de los recursos del servidor web que pueden afectar negativamente al tiempo de carga.

Gestionar de forma adecuada los plugins que se utilizan ayuda a que la velocidad de carga de una web sea mucho más ágil. Hay que tenerlos actualizados y utilizar no solo el menor número posible, sino que se trate de plugins bien desarrollados y optimizados, plugins de calidad.

4. Opciones de caché

Utilizar la memoria caché para mostrar la web es una gran técnica para acelerar su velocidad de carga. Existen plugins específicos que facilitan el uso de esta técnica para evitar que las páginas se tenga que generar cada vez que los usuarios la visitan.

El uso del caché es una parte muy importante en el WPO. El uso de esta técnica es sencillo, el usuario entra en una página y esta se guarda en el servidor o en su equipo. Cuando el usuario vuelva a visitar dicha página no tendrá que volver a cargarla al ya encontrarse almacenada en la caché del servidor. Si además de esto, ya tenemos una versión preparada en caché del servidor, la experiencia de velocidad será buena para todos los usuarios y para el robot de Google cuando analice nuestra web.

5. Optimización del código

Las páginas web actuales están escritas principalmente utilizando los lenguajes HTML, CSS y JavaScript. Si se genera un exceso de este código el rendimiento de la web se puede ver afectado de forma negativa, y será necesario optimizarlo para mejorar el tiempo de carga.

Utilizando herramientas para medir la velocidad de carga, como Google Page Speed, GTMetrix o Webpagetest, se puede obtener información sobre código o scripts que están afectando negativamente a la velocidad de carga de una web.

 

Para optimizar un sitio web y conseguir que ofrezca un buen rendimiento es necesario acelerar su velocidad de carga. Aplicando WPO se consigue que una web se muestre al usuario sin demora, facilitando su acceso inmediato al contenido y ofreciendo una gran experiencia de usuario.

Ir arriba